martes, 30 de agosto de 2016

"Costumbres" de Juan Gabriel por Rocío Dúrcal

Una canción extraordinaria, que desde hace muchos años es una de mis favoritas y una interpretación majestuosa.
Y recién ahora me doy cuenta que era de Juan Gabriel.
Claro, durante años trabajaron juntos y ella popularizó muchos de sus temas, pero esa relación no la había hecho y ahora me sorprendí.


viernes, 20 de mayo de 2016

When I get older... ¡ya son 64!


Fue en 1967 que apareció el álbum Sgt. Pepper's de Los Beatles, un disco fundamental en la historia de la música. Hay un antes y un después de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band.


Ese disco incluía una canción maravillosa, exquisita, bonita, diferente a la mayoría de las canciones de Los Beatles: "When I'm Sixty-four" (Cuando tenga 64 años). No es la mejor canción de ellos, ni cerca está de eso, pero tiene un "algo especial", entre otras cosas su tono de los años 40 y su letra: When I get older, losing my head, many years from now...


Desde el primer momento me gustó. Esa cosa de decirle a su mujer de toda la vida que iban a envejecer juntos, preguntando 'aún me necesitarás cuando tenga 64 años?' me parecía lindísima. Así, con el paso de los años me fui dando cuenta que poco a poco se iban acercando los 64 y me propuse hacer de eso algo especial.

Por eso, ahora que llegó el día de cumplir sesenta y cuatro años me hubiera gustado celebrarlo con ellos, con Los Beatles, en sentido figurado obviamente. Me hubiera gustado hacer una "fiesta beatle", con muchos amigos y amigas. Escuchar Something, Love me do, A day in the life, Penny Lane, Eleanor Rigby, For you blue, You've got to hide your love away, Paperback writer, Here, there and everywhere, Hey Jude, Here comes the sun, She loves you, All you need is love, Nowhere man, The long and winding road, Honey pie, Let it be, Cry baby cry, While my guitar gently weeps, It's only love, Ticket to ride, Because, Norwegian wood, I need you, We can work it out y tantos tantos otros.

Y escuchar esos grandes covers, sólo los mejores, como la versión de Joe Cocker de With a little help for my friends., la de Something de Shirley Bassey, la de Elton John de Lucy in the Sky with Diamonds o la de Sergio Mendes de A fool on the hill.


Según se cuenta, Paul McCartney escribió el primer borrador de When I'm 64 cuando tenía unos 15 años. Y ahí quedó, en algún rincón medio olvidada. Pero en 1966, cuando su padre cumplió 64 años, la retomó, imaginando lo que le gustaría cuando él tuviera 64, la terminó y se la llevó de regalo. Antes de grabarla, John, George y Ringo le hicieron sus aportes, como por ejemplo los nombres de los nietos que tendrá en su regazo: Vera, Chuck and Dave.



Will you still need me, will you still feed me, when I'm sixty-four? (¿Me seguirás necesitando, me seguirás alimentando aún, cuando tenga sesenta y cuatro años?) 

Las imágenes son los diseños que hice con el deseo de haberme hecho unas camisetas recordatorias, pero bueno, ahí quedaron las ideas. 

viernes, 20 de junio de 2014

La crisis social que es evidente pero no se quiere ver



Los hechos ocurridos en Rio de Janeiro y en Chile el día que la selección chilena ganó a España en el mundial de Brasil, muestran claramente la degradación a la que ha llegado el acontecer social en Chile, pero que las autoridades y los medios los tratan cada uno como hechos aislados para no tener que pensar que este es un problema mayor, de convivencia, cultura y educación, que afecta a una alta proporción de la población chilena.

Chile se ha convertido en una sociedad AGRESIVA, irrespetuosa e indolente. La solidaridad solo se da cuando Don Francisco lanza la Teletón o cuando ocurre algo fuera de lo normal: un terremoto, un gran incendio, pero en la vida diaria no existe solidaridad, nadie da el asiento a las personas mayores o a señoras con guagua, sea en el metro o los buses. Aún más, cualquier veinteañero(a) ocupa sin escrúpulos los asientos indicados para personas vulnerables.

Todos los días la gente sufre agresiones y maltratos (no me refiero a actos delincuenciales como robos o asaltos), llenos de garabatos dichos de la peor manera, porque se exaltan por cualquier situación cotidiana: un empujón en Ahumada, un topón en una luz roja, un muchacho con el reggaeton a todo dar en un bus, etc.

En los últimos 25 años el chileno común ha tomado paulatinamente una actitud de superioridad respecto a todos los demás (ni decir, respecto a peruanos, bolivianos o ecuatorianos, que son discriminados cotidianamente en nuestro país) y esa actitud hace que los chilenos sean ofensivos y agresivos de la forma más desagradable y maleducada.

Por ejemplo, en todas las secciones de comentarios y chats de páginas de Internet, sean de fútbol o de noticias, los epítetos de los chilenos, escudados en un nick, son terribles. Tratan de la forma más soez a cualquier otro interviniente, y siempre con ofensas de la cintura p’abajo, mostrando esa castración sexual que se refleja en tratar al otro al menos de “maricón”, y en que los “conchetumadre”, “chúpalo” y otros similares abundan. Esto hace muy desagradable leer comentarios en páginas como espn, fox, cooperativa y muchas otras.

Pero también, todos los días en el mundo hay chilenos que “no hacen noticia”, pero son detenidos por robos, por pequeñas y grandes estafas. Porque los chilenos se creen “vivarachos”, se creen más vivos que los demás y piensan que con esa viveza, por ejemplo, se pueden meter al Maracaná a ver el partido con España. Con esa misma viveza, muchos hemos visto a chilenos arrendar casas y dejarlas de noche llena de deudas, o sin mobiliario porque los remataron. En Europa los principales lanzas son chilenos.

Todo eso hace daño a la imagen del país en sentido humano (aquí no se toca el tema comercial), daña la imagen del pueblo chileno. Imagen que ha quedado severamente dañada en Rio, porque la noticia del vandalismo en la sala de prensa del Maracaná ha sido reproducido en todos los medios del mundo. Además de otros chilenos detenidos robando en un mall de Belo Horizonte o los que falsificaban pases de la Fifa.

Chile sufre una crisis social, una “flaiterización” de la sociedad, que no nace de gente malvada que quiere hacer daño. Nace de gente que está excluida por el modelo. Excluida de buena educación, excluida de una atención oportuna de salud, excluida de buena vivienda, excluida de buenos sueldos y buenas pensiones y bombardeada por niñas flacas y rubias del barrio alto que ofrecen productos inalcanzables. Eso ha derivado en una violencia que –espero- la derecha entienda que no se reduce a los encapuchados que se mezclan en las marchas por la educación, porque esa violencia se ha expresado de la misma peor manera en una situación de “éxito y alegría” como es un triunfo deportivo, lo que demuestra que esta violencia es una explosión social y no un hecho de “cultura deportiva” ni de terroristas camuflados entre los estudiantes.

En las celebraciones del triunfo, además, hubo más de 500 buses del Transantiago dañados. ¿Es forma de celebrar? Si Chile sigue avanzando en el Mundial nos quedaremos sin buses en las calles? El sistema de transporte público santiaguino es malo o al menos deficiente, pero no se soluciona rompiendo buses ni golpeando a los choferes. Asimismo, es dramático ver cómo en algunas poblaciones los delincuentes barriales saquean los jardines infantiles donde asisten sus propios hijos, hermanos y sobrinos. Hay una degradación que no se quiere reconocer ni asumir.

Pero mientras los medios de comunicación y las autoridades (de gobierno y oposición, las élites que viven en su burbuja) sigan tratando cada uno de estos hechos como un problema específico y puntual y no miren su globalidad, la sociedad chilena seguirá cayendo en este despeñadero, en esta involución social.

jueves, 17 de abril de 2014

Uno de los latinoamericanos más grandes


Diario "El País" de Madrid, versión digital, 17 de abril 2014

"El Mundo" de Madrid
"Clarín" de Buenos Aires

miércoles, 11 de septiembre de 2013

jueves, 8 de agosto de 2013

Con toda la mar detrás

Francisco José Andión González, conocido como Patxi Andión es un cantautor vasco nacido en 1947. Su padre es de origen navarro y su madre de origen alavés. Según dice, su lugar de nacimiento fue en el País Vasco, siendo trasladado de 15 días a Madrid para inscribirle en el registro civil.

Patxi fue uno de los principales cantautores de los '70, como Serrat, Raimon, Llach y otros, pero con un vozarrón que hacía que le censuraran hasta el mismísimo 'Padre nuestro' si lo hubiera interpretado. Su colaboración con diversas organizaciones antifranquistas (UPA, FRAP) le obligaron a exiliarse.

Patxi no solo fue cantautor, también actuó en varias películas. Más tarde abandonó el mundo del cine y la música para dedicarse a su profesión: profesor en la Escuela Universitaria Politécnica de Cuenca de la Universidad de Castilla-La Mancha, y director de la Escuela Española de Caza.

Ahora sólo esporádicamente ‘desempolva’ aquellas viejas canciones que un día sonaron como un mazazo en las radios de España y América: El maestro, 33 versos a mi muerte, Verde que te quiero verde (homenaje a García Lorca), Una dos y tres,  Tiempo-tiempo, La casa se queda sola, Padre, Me está doliendo una pena, Aquí, Puedo inventar, Carne de viento.

"Con toda la mar detrás" -que pongo aquí- es una canción maravillosa, compuesta por este destacado y un poco desconocido cantautor, que refleja como pocos el mundo de los pescadores que inexorablemente dejan su vida en el mar. Un día como cualquier otro se hacen a la mar, pero hay una tormenta, un naufragio y sus cuerpos no aparecen nunca más. Las caletas de pescadores están llenas de madres y esposas que un día vieron desaparecer a sus hijos y esposos para siempre. Desde que conocí esta canción, en 1975, me emociona cada vez que la escucho.

viernes, 24 de agosto de 2012

Des... descaro, descriterio, desenfado, desvergüenza

Este gobierno de Sebastián Piñera está lleno de contradicciones que hacen que nadie sepa para dónde va, qué rumbo se ha trazado, cuáles son sus objetivos, excepto mantenerse en el poder. De modo simplista uno tiende a decir que cuida los intereses de los más ricos (es decir, de ellos mismos), pero como se mueve en una ineptitud sin límites, todo intento de definición se pierde en la nada de su no acción.

Sin embargo algunas cosas alcanzan a vislumbrarse en medio de esa nada:

De partida, que es un gobierno que privilegia la fuerza. La acción política hacia la sociedad la desarrolla con lógica de guerra. Como todos somos sus enemigos, se busca acallar los conflictos sociales mandando a las Fuerzas Especiales a reprimir las demandas. Así fue en Aysén, en Freirina, en las caletas pesqueras, en la Araucanía, en los colegios en toma y en las calles contra los estudiantes. La represión es la respuesta más fácil y a la vez la menos inteligente, porque muestra que no saben responder a las demandas y no tienen capacidad ni intención de dialogar.

Además, las declaraciones públicas de los personeros de gobierno solo ayudan a hacer más impresentable su rol de autoridad. Que Piñera diga que los estudiantes representan el 0,1% es una provocación; que el ministro Beyer diga que no hay lucro en la educación en Chile es una provocación; que Mañalich diga que se acabaron las listas de espera AUGE en hospitales y consultorios por "resolución administrativa" es un insulto a la gente, es tratarla de tonta.

Pero hay otro escenario: el del Ministerio del Interior y los tribunales de justicia. Al gobierno le molesta que los jueces fallen contra sus intereses en casos super politizados y mediatizados, como el caso bombas y recién en el caso Pitronello. En su lógica de guerra (o más bien dicho fascista) en Interior pretenden que todo lo que ellos llaman "terrorista" sea ratificado así por los tribunales, sin importar si las pruebas justifican ese calificativo. Hay personas que han sido estigmatizadas solo porque el gobierno acusa por la prensa, con gran impacto mediático, algo que después no pueden demostrar en tribunales. Y así van poco a poco desacreditando a la justicia quizás con qué oscuros fines.



En este descaro hay un hecho demasiado desvergozado: la semana pasada la Corte Marcial absolvió al carabinero que asesinó en agosto de 2009 al comunero mapuche Jaime Mendoza Collío en el desalojo de un fundo en la comuna de Ercilla, argumentando que disparó en defensa propia. Sin embargo, TODOS los testimonios y peritajes han demostrado que Mendoza Collío fue asesinado por la espalda. ¿Cómo puede ser que los jueces militares consideren que asesinar por la espalda es un acto de defensa propia? El cabo Miguel Jara cumplía una condena de 5 años y un día de presidio determinado por el tribunal de primera instancia, pero la Corte Marcial revocó esa resolución y volvió todo a cero. Es una sinvergüenzura, un descaro. Es indigno, descriteriado. Es un insulto a la razón.

Fotos: Villafrancia.


martes, 19 de junio de 2012

La encrucijada griega

El mundo entero ha vivido los últimos meses preocupado de la crisis griega. Se habla de su inmensa deuda, del plan de rescate, de las exigencias de la Unión Europea y el FMI para conceder dicho rescate financiero, de los recortes presupuestarios y la rebaja en los sueldos, de las presiones de la Merkel, de la falta de gobernabilidad, que obligó a llamar a elecciones parlamentarias en mayo y a nuevas elecciones ahora en junio ante el vacío de poder que dejaron los comicios del mes anterior, que no dieron mayoría suficiente a ningún grupo para formar gobierno.


Las elecciones de este domingo 17 finalmente dieron ganador al partido de centroderecha Nueva Democracia con algo más del 29% de los votos, seguido muy de cerca por Syriza, de izquierda y contrario al plan de rescate, que obtuvo un 26%. Lejos quedó el antes poderoso partido socialista Pasok (el de Papandreu) con 12%.

Antonis Samarás (foto izq.), el dirigente conservador que encabezará el nuevo gobierno, se opuso hace solo tres años a las condiciones del primer plan de rescate, porque estaba en la oposición. Evangelos Venizelos, el líder del Pasok que hoy considera “una exigencia ineludible” la renegociación con los acreedores, fue el ministro de Finanzas que firmó las condiciones del segundo rescate que ahora quiere cambiar. Son las paradojas políticas que se repiten en todos los rincones del mundo, en que el discurso es uno si se está en la oposición y otro si se está en el gobierno, sin importar qué es lo que se dijo antes.

Pero Nueva Democracia y Pasok están condenados a entenderse, porque ambos partidos (especialmente el Pasok), controlaron el gobierno y el Estado en las últimas tres décadas, desde el fin de la dictadura, y son los responsables de la malversación de los fondos públicos griegos y de forjar un Estado clientelista y derrochador que condujo al país a su actual situación. Los que hace solo unos meses eran el problema ahora son la solución.

Europa y el mundo han seguido y siguen atentamente cada paso que se da en Grecia. Incluso las elecciones presidenciales en Francia, hace un mes y medio, se miraron también con un ojo en el euro. El triunfo de François Hollande se interpertó como una derrota para las políticas de austeridad y manejo fiscal impuestos por Angela Merkel. Hoy el G20 analiza los vaivenes de la situación europea, mirando los resultados en Grecia, pero también el rescate para España y la situación en Portugal e Italia.

Sin embargo, nadie habla del pueblo griego. De cómo esta crisis ha afectado su calidad de vida, cómo ha aumentado el desempleo, cómo las exigencias del plan de rescate obligaron a reducir sueldos y puestos de trabajo (ya se han despedido a 150 mil funcionarios públicos). La TV solo nos muestra cada tanto las protestas de la población griega en las calles y la represión policial. Es decir, se repite siempre lo mismo: el pueblo es el único verdadero damnificado por estas crisis del modelo y la falta de sensibilidad de los dirigentes políticos.

El mundo mira a Grecia, pero solo mira los datos macro. Las cifras micro, las que afectan de verdad a la gente, esas no son preocupación de nadie. Es la constatación más relevante de toda esta crisis. Como ha declarado Alexis Tsipras (foto der.), el líder de Syriza, la importante fuerza política de izquierda, su función no es aliarse “con los partidarios de la austeridad y del terrorismo económico impuesto por los acreedores” de la troika Unión Europea - Banco Central Europeo - Fondo Monetario Internacional.

El economista nortemericano Paul Krugman escribe en El País que para volver a los años 30 "lo único que se necesita son unas economías frágiles, un régimen monetario rígido, un debate intenso sobre lo que hay que hacer, la creencia generalizada de que sufrir es bueno, unos políticos miopes, una incapacidad para cooperar y el no anticiparse a los acontecimientos”. Poco más se puede decir...


domingo, 10 de junio de 2012

Nos creen tontos...

"Cuando escuchamos con atención lo que dicen las personas importantes –los que aparecen en televisión– hay dos alternativas: cambiamos de canal o apagamos el aparato. Parece que nos creen tontos o nos creen idiotas. No estamos hablando de farándula, sino de política.

- Andrés Chadwick (ministro Secretario General de Gobierno, el vocero de Piñera) nos dice que la invitación a los empresarios del sector energía a La Moneda no tenía relación con la amenaza de la familia Matte de parar sus inversiones en Hidroaysén;

- Evelyn Matthei (ministra del Trabajo) dice que el proyecto de flexibilidad laboral es para paliar los efectos de la crisis económica en Europa;

- Rodrigo Hinzpeter (ministro del Interior) dice que no se puede prohibir un acto de homenaje a Pinochet;

- Harald Beyer (ministro de Educación) nos dice que la educación gratuita beneficiará a los más ricos.

Todos dicen que las instituciones funcionan.

- Felipe Larraín (ministro de Hacienda) dice que un reajuste del salario mínimo producirá desempleo;

- Laurence Golborne (ministro de Obras Públicas) dice que ahora se construirá un puente con Chiloé más barato; y,

- Pablo Longueira (ministro de Economía) nos dice que podremos estacionar gratis en los centros comerciales, etcétera.

Desde siempre los consejeros en propaganda política recomiendan “miente, miente, porque al final algo queda”. Eso es verdad, millones de personas son engañadas todos los días por los propagandistas de la derecha y los empresarios.

Hasta hace un tiempo nadie los contradecía, las voces críticas y alternativas eran apagadas o no lograban hacerse escuchar. Pero hoy la gente ha salido a la calle y no la pueden acallar. Los movimientos sociales han recuperado el espacio que dejó abandonado la Concertación.

Aún hay parlamentarios que quieren revivir “la política de los acuerdos” para hacer cambios que no cambien nada. Aún hay muchos que no comprenden que son nuevos tiempos, tiempos de construir una nueva mayoría, amplia y ciudadana. Llegó la hora de poner fin a la transición y sacarle las ataduras a la democracia chilena."

Texto tomado de Primera Página N°469, de junio de 2012.

----------------------

viernes, 1 de junio de 2012

Una derrota histórica



El Tercer Tribunal Oral en Lo Penal de Santiago ha determinado hoy que las pruebas presentadas por el Ministerio Público no eran suficientes para demostrar la participación de los seis acusados de la colocación de bombas en Santiago, absolviéndolos de todos los cargos por los que han estado detenidos desde agosto del 2010.

El Ministro del Interior de Piñera, Rodrigo Hinzpeter, se jugó por este juicio. Era su proceso emblemático, a través del cual quería demostrar que el gobierno era capaz de "derrotar al terrorismo" y ha sufrido una histórica y escandalosa derrota, que se suma al fracaso del primer juicio, cuando a estos mismos 6 imputados y 7 personas más las acusaron de "asociación ilícita terrorista", pero los jueces desestimaron la mayoría de las pruebas presentadas por la Fiscalía por repetidas e irrelevantes, por lo que el Ministerio Público debió desistirse (ver nota de octubre 2011).

El ministro Hinzpeter, junto al entonces fiscal metropolitano sur, Alejandro Peña, montaron todo un aparataje mediático y represivo para acusar a un grupo de jóvenes de ser los responsables de los bombazos.

Sin embargo, los jueces decidieron en forma unánime (3 contra 0), entre otros de los razonamientos de su resolución, que es impresentable que los peritos no hayan podido determinar si lo que había en una prueba era pólvora; o que los peritos no firmen sus peritajes; y, sobre todo, que el Tribunal entendió con claridad -a través de las pruebas absurdas presentadas por la Fiscalía- que hay un grupo de personas que han sido perseguidas solo por su pensamiento y no por su accionar.

Un auditor de Radio Cooperativa escribió: "...puchas, recuerdo bien cuando comenzó todo esto; me despertaron los helicópteros que sobrevolaban el sector (vivo en Stgo. Centro), me acerqué al lugar -estaba acordonado y parecía una guerra- y claro, habían dado con los chicos de la Sacco y Vanzetti, en Sto. Dgo. Era un dispositivo millonario y de terror, como sólo actúan los Estados de Terror... Siempre supe y me adscribí a que todo era un montaje, un pésimo y burdo montaje..., matonezco y gangsteril... Ahora es tiempo de callar y que renuncie el que tenga alguna decencia (imposible lo veo)."

Lo cierto es que las bombas fueron colocadas y estallaron. Eso es un hecho real, que se debe investigar en forma seria y profesional, y no con operaciones mediáticas que buscan obtener fines políticos baratos, como se hizo con este montaje promovido por el ministro del Interior.



Hinzpeter y el ex-fiscal Peña, hoy funcionario del Ministerio del Interior -casualmente-, son los grandes responsables de esta estruendosa derrota que ha sufrido el gobierno en los tribunales de justicia.

domingo, 4 de marzo de 2012

Un genio



Ha muerto Lucio Dalla, un gran genio de la música.
Desde hace varios meses yo estaba preocupado de tener listo un gran homenaje a su trabajo el 4 de marzo de 2013, cuando cumpliera 70 años. Sin embargo, un año antes, hoy 4 de marzo, ha sido sepultado en su Bolonia natal, mientras más de 50 mil personas le daban el último adiós en la Piazza Grande, la Plaza Mayor de Bolonia.

Es difícil resumir en pocas líneas un trabajo tan grandioso, creativo, original, armónico y prolífico. Desde que lo vi por primera vez en el Festival de San Remo de 1971, con esa inolvidable canción que es "Gesubambino", rebautizada como "4 de marzo de 1943" (su fecha de nacimiento) porque los poderes fácticos vaticanos no aceptaban que se mencione a Jesús en una canción que habla de una madre soltera, de una joven que simplemente se enamora de un marino llegado al puerto.

Dalla deslumbró con su voz, su letra, su boina y el recuerdo más patente que me quedó es el del violinista instalado a su lado. ¡Grandioso!. No ganó (fue 3º, detrás del corazón gitano de Nada y Nicola di Bari y del Qué será de José Feliciano y Ricchi e Poveri), pero su tema le dio fama mundial. Fueron los años más gloriosos de San Remo, en que habían fácilmente diez de las canciones seleccionadas que podían ganar con iguales méritos.



Al año siguiente, 1972,
Lucio volvió a la carga con Piazza Grande, en la que habla de un hombre sin casa cuyo hogar es la plaza, que dice que esa es la vida que eligió y que quisiera morir en la Plaza Grande. Tampoco ganó, pero esta canción desde entonces también es un clásico.

Ahí empezó el trabajo más fructífero de Dalla. Entre los 70 y 80 escribió y grabó decenas de grandes temas, que sería muy largo enumerar, pero algunos de ellos no los puedo pasar por alto, porque son parte de la banda sonora de mi vida. Durante muchos años he disfrutado de las canciones de Lucio Dalla, porque siempre valoré la calidad musical de su trabajo y el contenido de sus letras, siempre yendo más allá de lo común y corriente, siempre dando un sentido poético a cosas que son parte de la cotidianeidad y que por lo general se les trata con lugares comunes (el amor, al amistad, la ciudad, etc.). Son historias de 4 minutos. Es un gusto escucharlo, gozarlo, y por eso es uno de mis 5, 8 ó 10 artistas preferidos de todas las épocas. De hecho, el cassette que llamé "Dalla (2)" es probablemente uno de los más tocados en mi equipo durante los últimos 28 años.

Es imposible olvidar, por ejemplo, 'L'anno che verrà', que es un himno a la amistad; Milano, que podría ser un himno también para esa ciudad; Anna e Marco, Sulla rotta di Cristoforo Colombo, Cosa sarà; L'ultima luna y Tutta la vita (estas dos popularizadas en Latinoamérica por Emanuel); Com'è profondo il mare, La signora, Stella di mare, La sera dei miracoli, Futura, Telefonami tra vent'anni y muchas más.



Todo esta interminable producción culminó en 1986 con "Caruso", que creo que es una de las mayores obras de arte de la música popular. Y tiene más de 30 versiones de otros famosos intérpretes, como Andrea Bocelli, Mireille Mathieu, Laura Pausini, Celine Dion, Ana Belén y el mismísimo Luciano Pavarotti.

El tema dedicado al gran Caruso es el punto más alto de la obra de Lucio Dalla, pues todo en ella es perfección: la letra, la orquestación, la interpretación y, sobre todo, el sentimiento con el que Lucio habla del gran tenor.

Pero como hasta las mejores historias tienen un final, la vida de Lucio Dalla se apagó repentinamente este 1 de marzo, después de haber dado un concierto en Montreux (Suiza) que era parte de la gira europea que lo llevaría también a Francia y Alemania en los próximos meses.

Su muerte ha tenido el impacto que todo gran artista provoca. Las opiniones y comentarios en internet, en youtube, en twitter y facebook (entre otros) se podrían contar por millones y resultan muchos de ellos emocionantes, porque reconocen al hombre y su obra en toda su magnitud. Y se lo recuerda tal como él probablemente lo quisiera, con respeto, admiración y cariño. Un ejemplo es "La Gazzetta dello Sport", el famoso diario deportivo italiano, que cambió sus títulos y en cada uno de sus artículos utilizó frases de Dalla para homenajearlo.

viernes, 3 de febrero de 2012

Vamos Chica...

...Tú siempre has salido adelante, te has sobrepuesto a injusticias, desencantos y adversidades. ¡Espero que esta vez también puedas hacerlo!



Chiquitita sabes muy bien, que las penas vienen y van y desaparecen
otra vez vas a bailar y serás feliz, como flores que florecen
Chiquitita, no hay que llorar, ¡¡las estrellas brillan por tí allá en lo alto!!
quiero verte sonreir, para compartir, tu alegría, Chiquitita
Otra vez, quiero compartir, tu alegría, Chiquitita

domingo, 23 de octubre de 2011

Los cuicos contra los flaites

La situación vivida en Chile el domingo anterior es a lo menos ignominiosa. La policía cercó los barrios de los ricos para protegerlos y evitar que las hordas de pobres lleguen al estadio del equipo de los ricos, por el miedo a los supuestos saqueos, apedreos, robos y, quizás, malos olores, malas palabras y gritos poco agradables a sus bien cuidados oídos.

Esto, que está dicho con un tono un poco burlesco es de verdad dramático, en tanto demuestra cómo se vive y siente en Chile la discriminación de clases. A diferencia de otros países, en que la discriminación es racial (la sufre la población negra y los indígenas, principalmente) o religiosa (contra los musulmanes sobre todo), en Chile la discriminación ha sido siempre por clases sociales. Los miembros de la oligarquía, la gente con buenos apellidos, los que detentan el poder económico y se sienten patriarcas del destino del país, discriminan al resto y lo han hecho toda la vida.

Los ricos tienen sus sistemas de salud (las isapres y las clínicas caras), sus sistemas previsionales (las afp, los seguros), sus ghettos de residencia (Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Dehesa) y todo un entramado de servicios que les permiten no "contaminarse" con el resto de Chile y vivir sin necesidad de pasar de Plaza Italia p'abajo o, quizás, de Tobalaba, Escuela Militar o Pedro de Valdivia. Porque para ellos hay chilenos de primera y chilenos de segunda. Los de primera clase sumarán un millón; los otros 16 millones somos tratados como personas de segunda clase.

Ciertamente el tema de las "barras bravas" es un problema social complejo, que no se ha sabido manejar, pues hay muchos intereses involucrados, empezando por los de los dirigentes de los clubes. Ellos son los que les han dado trigo a las barras bravas y los que no permiten poner límites a sus desmanes, porque entre esos barristas se mezclan delincuentes, flaites, encapuchados y también fanáticos normales, comunes y corrientes, que se transforman en seres violentos por influjo de su entorno. Pero la solución no está en la represión, sino en un trabajo serio, de largo plazo, que provoque cambios en la cultura deportiva. En Inglaterra se logró poner fin a los desmanes de los hooligans, pero en América Latina nadie se atreve a ponerle "el cascabel al gato".

Y entre esas barras sin duda la peor es la Garra Blanca, que son de una agresividad sin medida. Pobre del que se encuentre con esos barristas en un bus por ejemplo, tiene que soportar todo tipo de violencia verbal y muchas veces la destrucción de ventanales y otros elementos solo porque a ellos les da la gana de hacer daño, porque son prepotentes y mal educados. Y ni qué decir de su estadio, que huele a agresividad y a inseguridad para todo quien no sea colocolino ("Los de Abajo" también son barristas difíciles y agresivos, pero en grados notablemente menores a los "garreros", pues no amedrentan de la misma manera a los no azules; uno puede ir tranquilo al Estadio Nacional si no se ubica el codo sur).

Pero toda esta situación que generan las barras bravas no justifica por ningún lado la represión suifrida por los colocolinos el domingo pasado, cuando querían llegar a San Carlos de Apoquindo. Me pareció indignante ver en TV como los carabineros bajaban a los jóvenes de los buses solo porque iban con camisetas del Colo o parecían ser simpatizantes de ese equipo, porque iban tranquilos y no daban argumentos para prohibirles el desplazamiento dentro de la ciudad. ¡¡Ese es un derecho!! Además, la detención por sospecha se terminó hace varios años en Chile justamente porque daba lugar a excesos, pero como ahora se estaba protegiendo a los ricos se permitió todo tipo de arbitrariedades. Una mancha más en el historial represivo de este gobierno.

Por eso también me pareció muy interesante ver cómo los colocolinos salieron a la calle ayer a reclamar contra la discrminación que sufrieron (marcha en la que un grupo de estos hinchas quiso saquear un supermercado). La conciencia sobre los derechos ciudadanos que se ha adquirido en los últimos 20 años es un hecho relevante y ellos también pueden reclamar por sus derechos conculcados.

Las excusas que da ahora Jaime Estévez (presidente de la sociedad dueña de la U. Católica) me parecen una desvergüenza. Es muy fácil seis días después decir que lamenta lo ocurrido, cuando ya se cometió la arbitrariedad. Es una desfachatez pedir disculpas ahora.

Por último, y al margen del hecho mismo, no sé para qué querían ir a San Carlos si su equipo juega tan mal. La Cato les hizo 4-0, la semana anterior La Serena también los había goleado 4-0 y antes La Calera les hizo 3-0. Eso sin considerar que la U de Conce este año les hizo 8-1 (5-1 en el Monumental y 3-0 en Collao).

Este tema tiene muchas otras aristas a considerar, pero al menos algunas ideas quería señalar, poner en discusión.

jueves, 6 de octubre de 2011

Cuando se hace mal el trabajo

La Fiscalía Metropolitana Sur se desistió de los cargos de asociación ilícita terrorista contra 13 personas detenidas desde agosto 2010, debido a que la Corte de Apelaciones de Santiago excluyó más del 70% de las pruebas que presentaría la Fiscalía en el juicio que se iba a iniciar contra los acusados, por considerarlas repetidas, irrelevantes, impertinentes y atentatorias contra las garantías constitucionales de los chilenos.

Después de años de investigación y de meses de campaña mediática desbocada, el juez Luis Avilés primero y la Corte después, debelaron la fragilidad de los elementos probatorios sobre los que se sustentaban las acusaciones. Sin lugar a dudas, es el mayor revés del nuevo sistema procesal penal, sobre todo porque el gobierno lo enarbolaba como su juicio estrella. Los fiscales y los equipos investigativos han hecho tan mal su trabajo, han quedado tan desacreditados, que la propia Fiscalía realizará un sumario interno para conocer las causas de tan sonoro fracaso jurídico.

La legítima preocupación de las autoridades y la población por la repetición de bombazos frente a bancos y otras instituciones (más de 80 en unos 5 años), llevó al Ministerio Público a encargar su investigación al fiscal Xavier Armendáriz. Dicho fiscal interrogó a casi todos los imputados y allanó sus casas, pero con los antecedentes recopilados nunca pudo detener a ninguno de los investigados.

Al asumir el nuevo gobierno, en 2010, que tenía como eslogan de campaña "la guerra contra la delincuencia", las autoridades urgieron tanto a Armendáriz para encontrar "culpables", que el fiscal renunció y el caso se entregó al fiscal metropolitano sur Alejandro Peña. Casualmente, con los mismos antecedentes que para Armendáriz eran insuficientes, Peña montó una trama, sobre la base de antecedentes circunstanciales unidos de determinada forma, y ordenó una masiva detención de implicados, delante de las cámaras de televisión, para transformar este hecho en un éxito mediático del gobierno.

Es tan evidente que el "caso bombas" se ha manejado políticamente, que en abril el fiscal Peña renunció a su cargo y pasó a trabajar directamente en el Ministerio del Interior, mostrando para la opinión pública común y corriente que Gobierno y Fiscalía estaban coludidos en este caso. Así, el ministro Hinzpeter devolvió los favores al ex-fiscal, por haber calificado rápidamente a todos los acusados de "terroristas" (sin haberlos juzgado) y aplicarles la ley antiterrorista, que claramente solo se utiliza contra la población mapuche y los anarquistas y antisistémicos.

Como bien señalaba uno de los abogados defensores, en esto hay una confusión y una regresión: "se confunde el pecado con el delito". Para el orden social actual ser anarquista, ser disidente es un pecado, ¡¡pero eso no es constitutivo de delito!! Pensar distinto no convierte a una persona en delincuente...

El juez Avilés explicó en su momento que el Ministerio Público estaba presentando pruebas de cuarta categoría y que sustentaba la acusación en sicología barata, eliminando más de 2.500 pruebas. La entonces Defensora Penal Pública señaló que la causa se llevó apresuradamente, con mucho descuido y que 7.000 elementos de prueba no tienen relevancia o no guardan relación con el hecho investigado. Incluso uno de los fiscales de la causa (Rojas) explicó que algunas pruebas se habían humedecido o deteriorado, lo que resulta por decir lo menos insólito, pues no es comprensible que la Fiscalía no proteja y conserve los elementos que supuestamente le servirán de prueba en un juicio.

Si bien hay 4 ó 5 imputados que serán juzgados por la colocación de los artefactos explosivos, el gran montaje ideado por Peña se cayó y ojalá el sumario de la Fiscalía lo ratifique, para transparencia y credibilidad del sistema.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Hoy EE.UU. no es más fuerte

Septiembre aúlla todavía su doble saldo escalofriante
todo sucede un mismo día gracias a un odio semejante.
Y el mismo ángel que allá en Chile vio bombardear al presidente,
ve las dos torres con sus miles cayendo inolvidablemente.
"Cita con ángeles", Silvio Rodríguez.

Al cumplirse 10 años del atentado terrorista que hizo pedazos las Torres Gemelas y dañó gravemente la sensación de superioridad norteamericana, el presidente Barack Obama ha declarado que "hoy Estados Unidos es más fuerte".

Sin embargo yo creo que esa es una frase para tranquilizar las conciencias, porque todo muestra que 10 años después EE.UU. no es más fuerte. Por un lado, porque autoridades y población norteamericana viven con el miedo latente y están aterrados de que hoy haya un nuevo atentado. Se han pasado 10 años poniendo más restricciones al libre tránsito de las personas, porque en todos lados ven peligros terroristas. Y hoy día han desplegado a miles de policías no solo en Nueva York, sino en todo Estados Unidos, a pesar de que asesinaron a Osama Bin-Laden.

Por otro lado, en estos 10 años Bush embarcó a su país en dos guerras tremendas, que han dejado centenares o quizás miles de muertos entre sus propias tropas (sin contar los miles y miles de muertos iraquíes y afganos) y, para peor, no han conseguido ni la paz ni la democracia con las que justificaron esas invasiones. En Irak, en Afganistán y en Pakistán las cosas siguen más o menos igual que hace 10 años, solo que sin Hussein y sin talibanes.

Pero además, como consecuencia de este proceso, el país que se cree adalid de la democracia y el respeto a los derechos humanos, inició unas prácticas que avergonzarían a los mismos a quienes acusan de dictadores: los norteamericanos han aplicado las más crueles torturas y han mantenido a centenares de presos sin juicio ni debido proceso, como ha sucedido en la cárcel de Abu Ghraib y en Guantánamo, por poner solo los ejemplos más conocidos.

Todo eso demuestra que Estados Unidos no es invencible, que es vulnerable (una demostración dramática, por cierto, que dejó miles de muertos inocentes y ojalá no volviera a repetirse) y que tienen miedo, a pesar de las bravuconadas guerreristas de Bush y de las frases patrioteras de Obama.

Hace diez años esos aviones no solo acabaron con las Torres Gemelas y remecieron los cimientos del mismísimo Pentágono, sino que dejaron también muchas lecciones, y una de ellas, para el resto del mundo, es que bajaron a Estados Unidos de su pedestal. Y esa ha sido una gran lección. Aprendimos algo importante: el imperio tenía fisuras.